Cuéntame un cuento

En esta actividad teníamos que elegir un cuento tradicional o literario, más o menos conocido y modificarlo de manera que sea nuevo y personal pero que se pueda reconocer el cuento de origen. Yo he escogido el cuento clásico de "Caperucita Roja", pero este transcurre en la actualidad y en una versión más realista.

CAPERUCITA ROJA

(VERSIÓN MODERNIZADA Y MÁS REALISTA)

Érase una vez, en un pueblo muy pequeño, una chica alocada (de cuyo nombre real no me acuerdo) a la que llamaban Caperucita en el pueblo debido a que llevaba el pelo teñido de rojo (era muy moderna ella)  y siempre recogido en una coleta. Esta chica era... pues como otra cualquiera la verdad. Estudiaba en el instituto, salía con sus amigas y, como no, estaba enganchadísima al móvil. 

No había persona humana que fuera capaz de sacarla de su mundo. Nadie, excepto su madre.
Caperucita debía llevarle todas las semanas la compra a su abuela , que vivía en el pueblo de al lado. Ese era el único momento en el dejaba el mundo de las redes sociales para convertirse en una persona normal (más o menos). Por su puesto, ella no quería dejar el móvil, pero a ver quien era la lista que desobedecía a su madre. Y así todas las semanas le hacía una visita a su abuela.

Un día había una maratón en su pueblo no pudo ir por el camino de siempre, por lo que tuvo que coger el camino del bosque. El camino era más largo por allí pero Caperucita conocía un atajo por el que tardaría más o menos lo mismo que por el otro camino. Ella iba feliz y contenta observando las flores hasta que en el camino se topó con un lobo feroz. Se ve que esta niña no estaba muy bien de la cabeza porque se fue a acariciar al lobo como si de un perro se tratase. Pero el lobo era... pues eso un lobo así que intentó comérsela pero afortunadamente consiguió escaparse. Había vuelto sobre sus pasos por lo que decidió ir por el camino normal ya que, aunque tardara más que por el atajo, llegaría sana y salva. Tras lo que a ella le parecieron siglos (realmente tardó unos 10 minutos) llegó a la casa de su abuela. La puerta estaba destrozada y en ella aparecían arañazos que debían ser del lobo. Caperucita entró, esperando encontrar a su abuela herida. Pero se llevó una sorpresa: la abuela estaba dormida en su cama y el lobo estaba muerto, tirado en el suelo. La abuela debió sentir a Caperucita porque en seguida se despertó y, al ver la cara de ella, le contó que había sido ella misma la que había matado al lobo. Caperucita se dio cuenta de que, en realidad, su abuela podía ir a comprar perfectamente por lo que ,enfadada, volvió a su casa.

Al regresar le pidió a su madre el móvil, pero Caperucita había olvidado dejar la bolsa de la compra en la casa de la abuela y la madre le pidió explicaciones. Tras contarle la historia, la madre le regañó  por haber dicho que no ayudaría más a la abuela y le obligó a ir a llevarle la compra a la abuela todos los días.

FIN

Comentarios

Entradas populares de este blog

Parodia

Plagio creativo